&nsbp;&nsbp;&nsbp;&nsbp;&nsbp;
    

Sábados de Zen Cotidiano – Cuatro Grandes Votos – Los seres son innumerables – 03/06/23

por Sozan
Sábados de Zen Cotidiano

Cuatro Grandes Votos - Los Seres son Innumerables

3 de junio, 2023

Los seres son innumerables, hago el voto de liberarlos.
Las ilusiones son inextinguibles, hago el voto de vencerlas.
Las puertas del Dharma son ilimitadas, hago el voto de ingresarlas. La Vía del Buda es inconmensurable, hago el voto de realizarla.

Los Cuatro Grandes Votos no son un credo, ni un dogma, ni un artículo de fe. Tampoco son oraciones ni himnos. Es un voto, y un voto es un compromiso formal y solemne de hacer algo. Como practicantes, cada vez que recitamos o escuchamos Los Cuatro Grandes Votos nos comprometemos profundamente en nuestra aspiración a despertar a quién somos y a lo que somos… y a aquello que es esta vida en este momento y lugar.

El budismo sostiene, no obstante, que el camino del Bodhisattva no implica una labor sobrenatural destinada solo a personas dotadas de misericordia y de sabiduría. Todo lo contrario; el estado de vida de Bodhisattva es inherente a la vida de los hombres y mujeres como tú y yo; y el propósito de la práctica budista es fortalecer ese estado hasta que la generosidad se transforme en el cimiento de nuestras acciones. Los votos del Bodhisattva reflejan además su determinación de dominar los impulsos, estudiar y aprender, y desarrollar la sabiduría. Sin embargo, ninguna de esas decisiones responde al deseo egoísta de mejorar y enaltecer la propia persona. Bajo cada uno de esos propósitos yace la decisión de librar a los demás del sufrimiento y de brindarles a cambio la posibilidad de una gran dicha. “Un Bodhisattva es un Buda con sus mangas enrolladas”.

El primer gran voto es liberar a todos y cada uno de los innumerables seres sintientes, porque sentimos su sufrimiento como nuestro. Entendemos que nuestra forma de ser —el cómo eres– afecta a todos los demás y la forma de ser de los demás nos afecta a nosotros, y que no hay una línea obvia que nos separe de todo lo demás. De manera que nos recuerda el prestar atención a todo lo que nos rodea. La práctica también se presenta en el hecho de asumir responsabilidad.

Asumir la responsabilidad significa mirar lo que hacemos y cómo lo hacemos, y ver cómo somos. Al ayudar a los demás, la práctica del Bodhisattva se profundiza. Y el beneficio último es la liberación completa de todos los seres (incluyéndote a ti).

Del Maestro Zen Taitaku Pat Phelan:

Cuando tomamos estos votos, se crea una intención, la semilla de un esfuerzo para seguir adelante. Como estos votos son tan amplios, son, en cierto sentido, indefinibles. Los definimos y redefinimos continuamente a medida que renovamos nuestra intención de cumplirlos. Si tienes una tarea bien definida con un principio, un medio y un final, puedes estimar o medir el esfuerzo necesario. Pero los Votos del Bodhisattva son inconmensurables. La intención que despertamos, el esfuerzo que cultivamos cuando invocamos estos votos, nos extiende más allá de los límites de nuestras identidades personales.

El punto de partida entonces al ingresar en la aspiración que promueven estos votos es que no se trata de conseguir algo. Los votos rompen nuestra cultura orientada a los objetivos. No son casillas de verificación que esperan ser marcadas. Nos exigen algo más que un compromiso temporal. Los votos nos piden que nos entreguemos a algo más grande. Que vivamos basados en valores y no en resultados. Nos orientan a cómo tomar decisiones en nuestras vidas. Esto requiere alineación y valor.

Lanzarse a lo imposible es efectivamente reclamar el territorio de lo inexplorado. Salir de la zona de confort. La exploración, la mente de principiante, la apertura y el cambio de modelos mentales son también invitaciones al júbilo y a ver las cosas de otra manera.

El primer voto da una orientación específica a nuestra práctica. De allí nace la aspiración que surge del Bodhisattva para ayudar a otras personas, criaturas y al medio ambiente desde un lugar de compasión y sabiduría… comenzado por uno mismo e incluyendo a todo lo demás.

Sozan

Quizá te interese