&nsbp;&nsbp;&nsbp;

Sábados de Zen Cotidiano – Acción Correcta – Kusala – 20/05/23

por Sozan
Sábados de Zen Cotidiano

Acción Correcta – KUSALA

20 de mayo, 2023

La “acción correcta” se refiere a las acciones que realizamos acordes con la sabiduría y la compasión. Sabiduría significa responder de la mejor manera a lo que exige el momento presente, sin generar sufrimiento. Cuando nuestra mente se encuentra en balance y armonía, somos menos propensos a actuar de forma perjudicial, por lo que una conciencia clara es necesaria para beneficiar a todos los seres, incluidos nosotros mismos. Si nuestra capacidad actual es limitada, debemos cultivar las condiciones que mejorarán nuestra posibilidad de actuar de manera beneficiosa: cuidar nuestra salud, utilizar nuestro tiempo de forma más inteligente, desarrollar una red de apoyo y desarrollar nuevas habilidades. Actuar de esta manera se encuentra en consonancia con la compasión.

Shunryu Suzuki Roshi, fundador del Centro Zen de San Francisco, decía en relación con la acción del Boddhisatva:

Con pureza de corazón, hago el voto de abstenerme de la ignorancia.
Con pureza de corazón, hago el voto de revelar la mente del principiante. Con pureza de corazón, hago el voto de vivir en beneficio de todos los seres.

Estos tres votos son usualmente conocidos como los “Tres Preceptos Puros”. Estos preceptos hacen referencia a la manera en que un practicante en la vía del Zen aspira a vivir y actuar en el mundo. La manera en que se interpretan estos tres preceptos de acción es: Hacer el bien, evitar el mal, y servir a todos los seres con compasión y sabiduría.

La acción correcta del Boddhisatva encuentra su eje por lo tanto en realizar sus actos de manera que sean conducentes al cese del sufrimiento, y de abstenerse de los actos impropios que ocurren con el cuerpo, palabra y mente como su medio natural de expresión. Se trata de la manera apropiada de “ser en la vida” como individuos en relación con todo lo que nos rodea.

La acción de evitar el mal suele estar directamente relacionada con la manera que nos relacionamos con los Tres Venenos:

El odio: Comprendiendo al odio tanto en su definición usual como también en estados mentales negativos tales como enfado, rabia, frustración y el resentimiento.

La avidez/gula/codicia: Entendiendo como avidez no solo la avaricia sino también estados de deseo neurótico, ansiedad, descontento con todo, envidia…

La ignorancia: Esta ignorancia no está referida a la ignorancia académica o a la falta de conocimiento intelectual, sino mas bien a la falta de predisposición a saber cómo son realmente las cosas, a no animarse a ver, al egoísmo separador, a la ignorancia espiritual.

Cuando nuestras acciones están basadas de algún modo en estos estados entonces son, tal y como dice el Dharma, “torpes”. Por el contrario, si el estado de mente que sustenta nuestros actos está basado en:

Metta (amor benevolente): Vivir inmersos en un estado mental creativo, amable, bondadoso y claro, con energía positiva y amabilidad hacia los demás sin esperar nada a cambio.

Generosidad y Compasión: La capacidad de tener siempre en cuenta a los otros (lo que incluye tenerte en cuenta a ti), vivir en constante desapego y en paz con las posesiones. Siempre dispuestos a dar y darse a los demás.

Sabiduría: Que en último término es igual a la iluminación, pero que puede comprenderse también como mente de principiante; una perspectiva amplia y claridad mental en lugar de confusión.

Entonces decimos que nuestras acciones son “hábiles” (Kusala). Ser “hábil” en la acción nos lleva a vivir la vida a través de:

· Acciones de amor y bondad.
· Generosidad y Compasión sin límite.
· Tranquilidad, sencillez y ecuanimidad.
· Comunicación veraz, oportuna y positiva. · Conciencia clara y lúcida.

Hacer el Bien. Evitar el Mal. Vivir y Ser Vivido en Beneficio de todos los Seres… La “acción” hábil que como practicantes nos permite transformar de manera positiva el mundo en el que vivimos.

Al recordar nuestra interconexión con todos los seres, vemos que beneficiar a los demás no es diferente de beneficiarnos a nosotros mismos, y volvemos a conectar con nuestra capacidad natural de bondad y generosidad hacia uno mismo… y hacia los demás.

Sozan

Quizá te interese