&nsbp;&nsbp;&nsbp;

Sábados de Zen Cotidiano – Actitud de Práctica – GRAN DETERMINACION – 29/04/23

por Sozan
Sábados de Zen Cotidiano

Actitud de Práctica - GRAN DETERMINACION

29 de abril, 2023

Existen tres “Principios Esenciales” en la práctica del Zen. Éstos se consideran como unas de las virtudes más grandes e importantes: La gran fe, la gran duda y la gran determinación.

La gran determinación es una consecuencia de la gran duda y la gran fe. Es la convicción de que, a pesar de los obstáculos, podemos llegar a experimentar nuestra verdadera realidad. La gran determinación nos conecta con el coraje: Más allá de las dificultades, más allá de los contratiempos, continuamos el camino hacia el despertar. La gran fe y la gran duda son como los dos pies que caminan. La determinación es lo que nos anima a dar cada paso, a explorar nuevos territorios.

El propio Buda histórico tomó una firme determinación antes de la iluminación sentado bajo el árbol Boddhi. Estaba decidido a no levantarse hasta alcanzarla, aunque su carne se desprendiera de su cuerpo:

“La piel, los tendones y los huesos pueden secarse según su voluntad; mi carne y mi sangre pueden secarse en mi cuerpo, pero sin alcanzar la iluminación completa no abandonaré este asiento.”

Pero ¿Qué hace que este camino parezca posible? ¿Por qué a veces miramos el sendero que tenemos por delante y parece extremadamente empinado, parece imposible? ¿Por qué otras veces pensamos «Puedo hacerlo y lo haré”? La gran determinación es maravillosa porque se orienta hacia lo difícil en lugar de alejarse de ello. No huye de la dificultad. Nos anima a continuar en el camino más allá de nuestros miedos, tensiones y preferencias.

La gran determinación es una resolución firme de seguir adelante en nuestra práctica. Se trata de permanecer en el camino y evitar el desánimo. Se trata de cultivar la paciencia y la autodisciplina. El Zen no siempre es fácil y es importante recordar que no hay atajos en el camino al despertar. Lo hacemos, momento a momento. Soltamos un pensamiento, permanecemos con una respiración, una y otra vez. A veces todo va bien, a veces no… y aun así continuamos.

En el camino nos encontramos con muchos obstáculos que pueden desmoralizarnos o desviarnos. La gran determinación hace posible que podamos actuar fuera de las expectativas que la familia, la cultura y la sociedad muchas veces nos imponen como regla o mandato. Continuar más allá de nuestros hábitos y limitaciones. Tener determinación es como tener un plan. Aunque las cosas se pongan difíciles o aburridas, sabes adónde quieres ir.

A la vez es importante tener en cuenta que la gran determinación se sostiene en el esfuerzo y la paciencia, y a la vez hemos de elevar nuestro nivel de exigencia poco a poco. Las fuertes determinaciones suelen traer consigo fuertes obstáculos.

Como seres imperfectos y cambiantes, podemos desviarnos o alejarnos de la práctica. Tener determinación nos ayudará a volver al camino una y otra vez.

Gran fe, gran duda y gran determinación. Los tres elementos son indispensables, y los maestros de los tiempos antiguos han dicho que mientras estén presentes simultáneamente es más fácil no tocar el suelo con un pisotón que no alcanzar el perfecto despertar.

Quizá te interese