&nsbp;&nsbp;&nsbp;

Sábados de Zen Cotidiano – Actitud de Práctica – LA INTENCION (II) – 08/04/23

por Sozan
Sábados de Zen Cotidiano

Actitud de Práctica - LA INTENCION

8 de abril, 2023

“En el camino del Zen nuestra intención se convierte en compromiso y luego en voto. En ese momento, nuestras intenciones y nuestra vida se convierten en una sola cosa.”
Norman Fischer

La intención siempre se encuentra detrás de un acto de crecer, de desarrollarse hacia algo con propósito. En relación con la práctica del Zen, la intención puede ser tanto la intención que nos lleva a practicar en este momento como la inspiración original que nos trajo a este camino en primer lugar. La primera inspiración para practicar se llama “Bodhichitta”: puede ser la primera vez que surge en la mente o el corazón la conexión con la capacidad del despertar, de que podemos quizá estar completamente despiertos o ser libres del sufrimiento.

Y surge entonces la pregunta: ¿Por qué es tan difícil mantener la intención de práctica, conectar con ella y comprometerse a seguir adelante? Usualmente no es un tema de “ganas”. Todos tenemos ganas de transformarnos en beneficio nuestro y de todos los seres, sin embargo, no siempre es fácil concretar estas “ganas” en “acción”. La intención que se manifiesta en hechos.

Una de las razones por las cuales se torna complejo lograr los cambios en la vida que nos llevan en dirección a la intención de práctica, es que nos enfocamos en lo que “queremos lograr” en lugar de poner atención en quienes “queremos ser”. La mejor manera de cambiar tus hábitos en dirección a la intención de práctica es dejar de concentrarte en lo que puedes lograr y concentrarte en lo que te quieres convertir. En tu visión de cómo quieres ser en el mundo.

Es por ello por lo que clarificar la intención es importante para luego manifestarla en hábitos concretos saludables que nos conducen al cambio profundo y duradero. Cuando la intención se vuelve clara, dejamos de negociar con nosotros mismos cada acción por separado. Por ejemplo, no negociamos internamente cada Zazen, cada vez que se presenta la posibilidad de meditar. En su lugar, nos proponemos (negociamos) que este mes voy a meditar dos veces por semana, en tal día y tal hora. Luego, simplemente intento cumplirlo, aunque no lo haga a la perfección.

Suzuki Roshi decía “Cuando suena la campana del despertar en el monasterio, me despierto. No pienso, no dialogo con mis ganas de dormir. La campana y el despertar van juntos”.

Si quieres por lo tanto llevar el propósito a la acción manifiesta, lo que realmente importa es hacerse presente en la acción, en hacer foco en la repetición, no en la perfección. El momento perfecto para llevar la intención a la acción es ahora.

En el siglo VIII, El maestro Shantideva escribió en “La Vía del Bodhisattva”:

«Bodhichitta», la mente despierta,
en resumen, se dice que tiene dos aspectos:
Primero, la aspiración, Bodhichitta en la intención;
Luego, Bodhichitta activa, el compromiso práctico…
Bodhichitta en la intención da ricos frutos
Para aquellos que aún vagan en el samsara.
Y, sin embargo, no fluye de ella una corriente incesante de mérito;
Porque esto surgirá sólo de Bodhichitta en acción.

La intención llevada a la acción manifiesta nos lleva de preguntarnos “qué” a preguntarnos “cómo”. Y es allí donde se produce el verdadero cambio que te transforma a ti y transforma al mundo.

Quizá te interese